estrategia-para-ganar-visibilidad

Seguro que has fantaseado alguna vez con lucir cómo una estrella de cine pisando una alfombra roja. Aunque los focos y los flashes no son plato de gusto para todos, lo que está claro es que para brillar –por poquito que sea– es indispensable realizar acciones que nos permitan salir del anonimato. En la mayoría de los casos relacionamos la alfombra roja con éxito y repercursión mediática, pero el éxito de verdad es ser reconocido por tu talento, tu actividad profesional o aquello que sabes hacer muy bien… y no, eso no significa ser famoso. 

La palabra «reconocer» tiene varias acepciones según la RAE (no lo puedo evitar, me encanta ojear el diccionario): «examinar con cuidado algo o a alguien para enterarse de su identidad, naturaleza y circunstancias», y dicho en concreto sobre una persona es «admitir y manifestar que es cierto lo que otra dice o que está de acuerdo con ello» y «mostrarse agradecida a otra por haber recibido un beneficio suyo». ¿No es eso justo lo que queremos para conseguir dejar huella?

Por lo tanto para ser reconocido lo primero que
tenemos que conseguir es que alguien nos conozca.

Si te dedicas a escribir querrás tener lectores. Si practicas la abogacía necesitarás que confíen en ti. Si eres dentista o psicólogo buscarás tener más pacientes. Si lo tuyo es el coaching, el diseño gráfico, la fotografía, los eventos… desearás más clientes. En mi caso necesito conectar con autores que quieran publicar sus obras. En definitiva si quieres vivir de tu actividad tendrás que venderte, necesitarás llegar a más clientes y eso pasa por hacerte visible. ¡No queda otra!. Toca presentarse en sociedad para saltar a la alfombra roja de la vida. Encuentro muuuuchas ventajas en darte a conocer profesionalmente, y pocas desventajas, pero exhibirse siempre da miedo. Seguro que ahora sentirás un cosquilleo en la barriga. ¡No te preocupes, lo vas a hacer bien!

Si estás de acuerdo conmigo, pensarás que en el fondo todos queremos darnos a conocer y destacar. Pero ¿cómo lo conseguimos? Pues no hay otra forma de sobresalir que diferenciándonos. Tienes que ser diferente y hacer cosas diferentes. Ya lo dijo el Sr Einstein que era muy listísimo: «Si quieres resultados distintos no hagas siempre lo mismo».

notoriedad

Encuentra tu ADN

Andrés Pérez Ortega, autor del libro Te van a oír, dice que tu marca personal tiene que ser tu ADN. Es decir: debes ser  (recalco: «ser», no «parecer»):

A: Auténtico

D: Diferente

N: Notorio

Pregúntate los motivos para elegir a un profesional y no a otro, o a una marca frente a otra. ¿Por la calidad de sus productos o servicios? ¿Por cómo cuida a sus trabajadores? ¿Porque son simpáticos?… Todos son factores diferenciadores. Tú tendrás que encontrar el tuyo. Para distinguirte existen unas serie de tácticas comunicativas que puedes llevar a cabo dentro de la estrategia para conseguir ese ADN. Tendrás que elegir cuál es la que se ajusta más a tu actividad o necesidades. No se trata de hacerlo todo… «mucho y malo» es peor que «poquito pero de calidad».

Ponte en marcha, porque si no haces nada,
no conseguirás nada.

Si pasas a la acción sé constante. Esto es lo más difícil, por propia experiencia sé que la vida del autónomo/autoempleado es multitarea y no siempre se tiene tiempo para todo. Si no puedes solo, no te quedará otra que buscar ayuda.

diferenciarse

De tácticas y estrategias

¡Sí, quiero ser Auténtico, Diferente y Notorio! ¿Cómo se consigue?
Lo primero que tienes que saber es que cualquier estrategia que quieras poner en marcha requiere tiempo o dinero. Por suerte hoy contamos con los recursos online, que nos permiten –con esfuerzo pero con poco dinero– hacernos un huequito y competir con profesionales y empresas que cuentan con grandes inversiones en publicidad y marketing.

1. Define tu objetivo para trazar la estrategia a seguir.

Tendrás que definir lo que necesitas lo más concretamente posible para poder elegir las tácticas o acciones que mejor se ajustan a tu necesidad de posicionarte como profesional. No serán las mismas para una artesana textil que para un especialista en social media. No hay reglas exactas, lo que me sirve a mí puede que no te sirva a ti.

Pero lo que sí es común a cualquier actividad es que tienen que estar orientadas a ese cliente ideal que supongo ya has definido. Si no sabes de qué te hablo puedes verlo aquí.  Seguro que has leído alguna vez a Mario Benedetti, uno de mis poemas preferidos es : Táctica y Estrategia. Léelo pensando en tu cliente ideal verás cómo se produce la magia.

2. Una vez que elijas las tácticas, define el porqué de cada acción.
Te será más fácil para organizarte y si te es posible prográmalas dentro de tu agenda, para poder llevarlas a cabo de verdad. Si no, siempre te vas a quedar en la intención.

3. Piensa en los recursos que ya tienes a tu alcance para demostrar lo que vales.

Para ser reconocidos hay que conseguir generar confianza y credibilidad por ello es importante que expliques tus logros y facilites pruebas de que sabes hacer lo que dices. 

4. Pon en marcha algo, equivócate, analiza, corrige y continúa.

Si no lo haces nunca sabrás qué funciona y qué no. Y para terminar recurro otra vez a Benedetti:

¡No te rindas!

En la próxima entrada contaremos algunas tácticas offline y online con las que cuentas para que decidas las que más te convienen y poder pasearte con soltura en la alfombra roja.