analisisparabrillar2

Como ya has decido a dejar huella con tu negocio o proyecto, ahora toca bajar a la mina para rescatar ese diamante en bruto que ya sabes que eres. Hay que bajar a lo más profundo, ponerse el mono, el casco y empezar a picar para después salir a la superficie con un proyecto de joyita. Ahí abajo va a estar oscuro y te vas a ensuciar, seguro. Excavar es duro y sentirás miedo al desplome, pero al final, salir para poder respirar el aire limpio va a merecer la pena.

Para empezar a pulir y hacer brillar tu tesoro, o sea, a ti mismo, hay dos cosas fundamentales: Análisis y Estrategia.

Observa, medita, investiga y analiza, pero ojo con quedarte en esa fase, tienes que sacar conclusiones porque al final hay ponerlas en práctica y ganar en visibilidad. Te lo digo por experiencia, que yo me he sentido también un Smeagol que de tanto mirar y proteger «mi tessssoroooooo», he estado a punto de terminar convirtiéndome en Gollum.

Así que si estás dispuesto a bajar a la mina, lo primero es analizar tu negocio o proyecto, echarte una pensada sobre lo que eres, y lo que quieres, para poder darle forma a la estrategia que vas a seguir y planificar las acciones necesarias para sacar brillo a esa futura joya. Es lo mismo que se hace antes cocinar un plato: primero analizas la receta y buscas los ingredientes, después sigues los pasos uno a uno y en orden, para al final poder saborear un rico plato en buena compañía. Si encima lo tuyo es la cocina creativa, seguro que se te ocurre el toque mágico para hacer algo espectacular. ¡Y no te preocupes si no sale bien a la primera! Seguro que a Arzak también se le pegaron las lentejas.

analisisparabrillar3

5 Claves para analizar y definir tu marca personal.

¡Vamos a empezar,  diamante en bruto! Comienza con un autoanálisis, te puede ayudar dar respuesta a estas cinco preguntas.

1. ¿Quién soy?, ¿qué puedo ofrecer?, ¿qué cosas hago bien o muy bien?

A menudo cuando somos profesionales –que no expertos– en algo, otros nos preguntan por cómo esto o aquello. ¿No te ha pasado nunca? En esas ocasiones nos damos cuenta que sabemos bastante más de lo que pensábamos y que otros necesitan lo que conocemos, por simples o triviales que nos parezcan sus dudas. Puede que la persona que reclama tu sabiduría sea de tu sector y la conversación gire en torno a palabros incomprensibles para los demás, pero lo más frecuente es que termines utilizando el idioma humano (como bien dice Elia) para facilitar la comprensión y de verdad serle útil a interlocutores menos especializados. Eso mismo le pasó a Marina Sala. 

Marina gestiona el e-commerce de una gran empresa, y con frecuencia le preguntaban  sobre qué solución utilizar para montar una tienda on-line, cuánto costaba hacer una, quién se la podría hacer… Eso sobre lo que ella sabía, y en lo que tenía experiencia, podía ofrecerlo para ayudar a personas con necesidades más sencillas, esas soluciones prácticas explicadas de tú a tú  son las que decidió publicar en un libro: Detrás del mostrador. (Por cierto, si estas pensando montar un comercio electrónico, léelo antes, te va a venir genial, te va a ahorrar más de un dolor de cabeza y algún que otro euro). 😉

El caso de Marina, es perfecto para darnos cuenta de que se puede hacer algo útil con tus conocimientos más allá de lo que resuelves en tu día a día, pero no hace falta que enfoques todas tus respuestas a tu actividad laboral. Quizás tienes talentos y habilidades que no te reportan beneficios económicos y que podrían hacerlo. ¿Eres esa persona a la que siempre le preguntan por cómo se ha hecho una bufanda, o cómo consigue hacer fotos tan espectaculares, que escribe unos post maravillosos, o que sabe un montón de recetas veganas?…

2. ¿Qué puedo hacer, y sobre todo, qué quiero hacer?

Tienes que tener una misión, ofrecer una solución. Busca diferenciarte con algo novedoso, o al menos algo que realices de forma peculiar. No quiere decir que tengas que ser el único ser vivo sobre el planeta que sea capaz de desarrollar esa actividad, pero busca dentro de tu sector ¿qué podrías ofrecer que sea distinto? ¿Quién siendo empleado no ha pensado alguna vez: «si esto fuera mío yo no lo haría así»? Es tu oportunidad. ¡Libertad total!

Te pongo mi propio ejemplo. Culbuks ofrece servicios editoriales a autores, no te niego que hay empresas que hacen algo parecido, pero NO lo mismo. Porque nosotros sabemos que cada libro y cada autor necesitan un tratamiento y soluciones específicas, por eso tratamos cada proyecto de forma personalizada, como si fuese único. Y por ello siempre leemos las obras, las valoramos, proponemos mejoras y aconsejamos dependiendo de las necesidades y recursos de cada autor y cada obra. Desde el principio hasta el final. Aportamos un valor que nos hace singulares y eso las personas que trabajan con nosotros lo aprecian.

3. ¿Qué objetivos quiero lograr?

Tienes que saber porqué haces lo que haces y para qué. ¿Pretendes salir en todos los medios de comunicación y convertirte en famosete?, ¿tu misión va más allá de lo puramente económico?, ¿quieres cambiar el mundo? Hay muchos tipos de motivaciones y objetivos,  todos ellos son válidos.

A nosotros nos importan los valores culturales y sociales consecuencia de nuestra actividad, porque tenemos la misión de hacer posible que escritores y profesionales puedan publicar su libro con calidad  y conseguir que sea rentable. Vivir de lo que nos gusta hacer, e intentar que otros también puedan llegar a hacerlo. ¡Menudo desafío!

analisisparabrillar4

4. ¿Qué solución puedo ofrecer a los demás?

Debemos buscar la utilidad de nuestro servicio, porque en definitiva es lo que nos permite ser profesionales más felices. Es verdad que del agradecimiento no se come, pero si consigues serle útil alguien no te medirá por tu precio, sino por tu valor. No hay que obsesionarse con buscar el reconocimiento, lo mejor es que estés satisfecho con lo que haces, aunque reconforta saber que has ayudado a alguien. ¡Mira aquí, y dime si no tenemos motivos para estar orgullosos de lo que hacemos!

Como dice Eduard Punset (te aconsejo que leas este artículo sobre su nuevo libro): «Pronto nadie pondrá en duda que la mejor manera de ser feliz consiste en hacer felices a los demás… Los únicos negocios abocados a la quiebra son los dirigidos por directivos egoístas autoritarios y maleducados».

No olvides ser relevante y que tu beneficio que sea REAL.
No sirve que prometas aquello que sabes que no vas a cumplir.

Si además eres capaz de unir tus habilidades y tus beneficios a tus valores personales… ¡Tendrás una idea redonda de la que sentirte orgulloso y encontrarás mil maneras de desarrollarla!
Para mí es muy importante que lo que hago sea un granito de arena que contribuya a transformar la sociedad y lo intento desde mi pequeño rincón en el mundo. Tengo la firme convicción de que no hay una única forma de hacer las cosas. El modelo de negocio de las grandes editoriales ha permanecido mucho tiempo inmóvil (menos mal que cada vez está más fragmentado) a menudo se publica movidos por la moda (muchos lo llamarían tendencias)  y sólo persiguiendo una alta rentabilidad, por lo que se termina creando un pensamiento único y homogéneo. Por contra,  muchas historias fascinantes o conocimientos interesantes terminan en cajones, o lo que es peor, en papeleras.

Volviendo a las palabras de Punset: «Hay que redefinir la autorrealización. Aunque nos pasemos la vida buscando el reconocimiento de los demás, no hay nada como tener el sentimiento de que uno controla su propia vida para sentirse potente: eso es lo que llamamos “estar bien con nosotros mismos”. Encontrar el propio elemento, citando a Ken Robinson, no consiste sólo en identificarlo, sino gracias al esfuerzo continuado, en tener la seguridad de controlarlo».

analisisparabrillar5

5. ¿Para quién soy?

Ya te aviso: no eres para todo el mundo. Así que tienes que definir cual es tu cliente ideal, ese que te entiende casi sin explicaciones, que comparte tu misión y la valora. Tienes que pensar en una persona concreta para poder comunicarte específicamente con ella. ¿Cómo te gustaría que pensase?, ¿qué le gustaría?, ¿qué haría? Imagínala en tu mente y  a partir de ya, dirígete a ella, siempre. Reconozco que a mí este aspecto que ha costado asumirlo, a veces mantenemos un discurso lo más amplio posible para no cerrale la puerta a nadie, pero la realidad es que no somos para todos, igual que a nosotros no nos gusta todo el mundo.

Dar con tu cliente ideal es un verdadero goce porque
te permite dar lo mejor de ti y que ambos terminéis satisfechos.

Yo sé que dónde puedo aportar lo mejor de mí es ayudando a publicar a profesionales del conocimiento y la formación, emprendedores, bloguers, autores indies… En definitiva a todos aquellos que son profesionales/autores independientes que quieren seguir siéndolo y que saben ver los beneficios y ventajas de publicar una obra dentro de su actividad profesional. Autores que entienden y valoran lo que hacemos y que no buscan resultados distintos a los que podemos ofrecerles.

Es importante que no olvides tener siempre en mente a ese cliente ideal y comunicarte con él. Poco a poco irás ganando notoriedad dentro de los círculos que te interesan porque sabes que les puedes ayudar mejor que a nadie. Habla de tí, de lo que haces, de lo feliz que haces a otros. No te ocultes, no hay motivos para hacerlo.

¿Has visto cómo todo lo que necesitas está dentro de ti?
Tú eres la ilusión que mueve tu proyecto.

¡Eres una joyita y pensabas que eras un diamante en bruto! Ahora que lo tienes un poco más claro y estás dispuesto a brillar… ¡A por las estrategias!

¡Si has llegado hasta aquí te mereces un regalo!

Suscríbete a nuestra lista de amigos y recibirás un documento para trabajar las 5 preguntas mágicas con total tranquilidad y comenzar a brillar. ¿A qué esperas?